martes, 19 de julio de 2011

Los misterios bancarios...

Necesitaba descargarme, quejarme, lloriquear. Y recordé que tengo blog...

Hoy reclamé el cheque de la liquidación de mi anterior empleo. Con el papel aquel, que poseía (por que las conté) cuatro firmas, un sello seco, marca de agua, verificaciones varias e impresión especial en relieve del monto, entre otros adornos, me dirigí al banco que aparecía al frente: Banco de Bogotá...

Banco reconocido por sus vastas inversiones publicitarias, algunas de ellas no tan afortunadas como la más reciente en donde nos proponen que les ayudemos a inventar el verbo 'banquear'...




Muy queridas, las señoras del banco me recibieron el cheque, la cédula, me lo hicieron firmar, teléfono, huella digital, otra firma, etc. Todo, dentro de lo que recordaba de canjear un cheque, normal. Excepto por un "hágase a un lado, ya lo llamo cuando me 'confirmen' el cheque". "¿Y eso es qué?", le pregunté. "Confirmarlo es llamar al que emitió el cheque para verificar que podemos pagarlo"... me respondió la muchacha.

Bello. El banco debe llamar al que emitió al cheque para 'confirmar' que evidentemente lo giró. Claro, como eran las 12:30, las señoras de personal de la empresa para la que trabajaba, obviamente, estaban almorzando. A las 2:30 p.m. mi genio ya estaba al borde de la ira suicida.

También recordé que el malgenio del cliente produce un aletargamiento sistemático en las niñas de atención y caja... quienes con mirada baja a medio párpado hicieron aún más larga mi espera. Obvio, jamás criticaría su condición. Atender, a iracundos como yo, no debe ser el mejor trabajo del mundo.

El tema es el sistema. Y siento que se me sale el Tano... ¿Para qué carajos me dan un cheque, lleno de sellos, firmas, etc., que al final debe ser 'confirmado' por teléfono? Digo, si la excusa es que estamos en un país donde el robo por falsificación es común, entonces no se molesten en darme el estúpido cheque. Sencillamente, cuando esté listo el pago, voy al banco, doy mi cédula, nombre de la empresa que me paga y ellos llaman a 'confirmar' y listo!! Nos evitamos los cheques.

Es un gran misterio que nuestro sistema bancario anteponga la eficiencia de un país y una sociedad que requiere de celeridad para hacer transacciones, y las deje en manos de personas que a su vez anteponen, como es lógico, sus necesidades humanas básicas antes de darle curso a todo.

Señores Banco de Bogotá: hoy me inscribí con sangre en su campaña de 'banquear'. Hoy calenté con mi trasero una de sus 'bancas' durante dos horas, a la espera de que un cheque fuera confirmado por teléfono antes de que me lo pagaran. Muchas gracias.

lunes, 18 de julio de 2011

Una mirada al Samsung Galaxy SII

Siempre he criticado de los teléfonos Android que conozco la lentitud con que operan. Salvo los Sony Ericsson Xperia, que se comportan con eficiencia, en las demás marcas no había encontrado un modelo veloz y sólido. Hasta ahora.

Este equipo de la coreana Samsung me impresionó gratamente. No sólo tiene un diseño especial (liviano, amplio, sólido), sino que posee una gran pantalla luminosa y de muy alta calidad (4.3 pulgadas con tecnología AmoLed). En la era de la conectividad 7X24, la banda ancha móvil y la multimedia, esto es algo muy valioso. La operación de Android es muy veloz y eficiente.

A continuación, un corto video que hice. Ojo a una de las funcionalidades al final:
video

Para los que quieran ver las especificaciones completas del equipo, acá les dejo un enlace: http://www.samsung.com/global/microsite/galaxys2/html/

Gracias por leernos!